Perspectivas de Crecimiento Económico de Mediano Plazo de México: Visión del Fondo Monetario Internacional



Ayer (19/01/2016), el FMI publicó la actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial de Octubre 2015 intitulada “Se atenúa la Demanda y se empañan las Perspectivas”.[1] Como su título claramente indica, las condiciones económicas recientes apuntan a un escenario más gradualista que el originalmente planteado en octubre 2015, por lo cual, el FMI redujo su proyecciones de crecimiento económico mundial para 2016 y 2017, señalando que “las perspectivas mundiales siguen estando determinadas por tres transiciones críticas: 1) la desaceleración y el reequilibramiento gradual de la actividad económica de China, que se está alejando de la inversión y la manufactura para orientarse hacia el consumo y los servicios, 2) el descenso de los precios de la energía y de otras materias primas y 3) el endurecimiento paulatino de la política monetaria de Estados Unidos”.

En términos de perspectivas para México, el FMI realizó los siguientes ajustes:

  • La estimación de crecimiento del PIB para 2015 fue ajustada al alza de 2.3% en octubre 2015 a 2.5% en enero 2016, reflejando el moderado dinamismo de las actividades económicas primarias y terciarias.
  • Para 2016 y 2017, redujo las proyecciones de crecimiento en 0.2 puntos porcentuales para ambos años. De 2.8% a 2.6%, en 2016, y de 3.1% a 2.9%, en 2017. [2]

A razón del ajuste reciente, vale la pena hacer un recuento de la evolución de los pronósticos de mediano plazo del crecimiento económico que el FMI ha estado previendo para México los últimos 4 años. Para ello, nos valdremos del siguiente Gráfico.

Expectativas de Crecimiento del PIB FMI enero 2016

En las Perspectivas de abril y octubre de 2012 y abril 2013 (líneas punteadas en verde), el FMI consideraba que el crecimiento promedio para 2016 y 2017 se ubicaría en 3.3%, suponiendo un escenario sin cambios estructurales y la economía de EE.UU. creciendo a tasas promedio de 3.4%. En otras palabras, un escenario “Business as Usual”.

A la luz de las reformas estructurales realizadas por la nueva administración, a partir de la Perspectiva de octubre 2013 y de abril y octubre 2014 (líneas sólidas en rojo), los pronósticos del FMI muestran una notoria mejoría de aproximadamente medio punto porcentual en la proyección de crecimiento 2016-2019.

Sin embargo, en la Perspectiva de abril 2015, las proyecciones para 2016 y 2017, ya mostraban reducciones importantes, toda vez que el crecimiento proyectado de EE.UU. se estimaba alrededor de 2.8% y las reformas tomarían tiempo para madurar.

A partir de octubre 2015 y especialmente en la actualización de ayer, las perspectivas 2016 y 2017 se han deteriorado considerablemente. Todo indica que estaremos viviendo en un Era de Expectativas Decrecientes como diría Paul Krugman. Aunque como es un mundo relativo en el que vivimos, quizá tendríamos que observar detenidamente al resto de las economías emergentes y desarrolladas antes de evaluar nuestras perspectivas decrecientes.

[1] http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/weo/2016/update/01/pdf/0116s.pdf
[2] Ver Blog “Cierre de Expectativas 2015 del Sector Privado: Crecimiento del
PIB real” del 27 de diciembre de 2015.
Advertisements

One Comment

  • La realidad mexicana no puede abstraerse del sector externo. México con el TLC hizo una apuesta por el sector externo, hoy 2/3 del crecimiento promedio se explican por el motor externo.
    Con un motor interno que no da señales de recuperación:
    Las finanzas públicas tan comprometidas, gracias al petróleo (externo), el gasto de gobierno en inversión sigue disminuyendo.
    El consumo interno restringido por salarios bajos, ante una baja productividad y magros esfuerzos de capacitación, medidas de mediano y largo plazo, medidas que no se ven claras en la estrategia de gobierno.
    La inversión privada acostumbrada a tasas de retorno monopólicas, parece no encontrar nichos de mercado suficientemente atractivos.
    Las reformas estructurales sientan las bases para mejores niveles de crecimiento, pero la energética la madre de las reformas (ahora se dice que la educativa, de largo plazo) hoy no tiene los precios que ayuden a reflejar inversión.
    En conclusión, un motor interno con baja revolución y sin señales de aceleración, nos pone en un entorno externo de bajo o nulo crecimiento.

    Like

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s